CIRUGÍA DE LÓBULOS DESGARRADOS

El uso prolongado de aretes puede provocar  un desgarre parcial o total en el lóbulo de la oreja, haciendo con él más grande el agujero donde se colocan los aretes. Si este rasgado es muy grande, puede llegar a producirse un desgarro completo y quedar el lóbulo de la oreja partido en dos.

La reparación es sencilla y muy poco dolorosa, se realiza retirando la piel que cubre al agujero de la piel rota y se cose el lóbulo nuevamente para tener piel fuerte y joven en el sitio, pudiendo hacer posteriormente el sitio de inserción para los aretes, de esta forma no sólo se cose el lóbulo  sino que se rejuvenece también.

 

Duración:

Una hora

 

Anestesia:

Anestesia local de forma ambulatoria.

 

Resultados:

Generalmente permanentes.