DIFERENCIAS ENTRE PROCEDIMIENTOS QUIRÚRGICOS QUE PODEMOS CONFUNDIR

DIFERENCIAS ENTRE PROCEDIMIENTOS QUIRÚRGICOS QUE PODEMOS CONFUNDIR

La Cirugía Plástica es cada vez más común entre las personas, sin embargo aún se pueden llegar a confundir algunos procedimientos debido a que parecen lo mismo aunque no lo sean, por ello podemos malinterpretar lo que en realidad necesitamos. 

Aquí hay algunos ejemplos de procedimientos que pueden parecerse pero son diferentes:

 

Liposucción y abdominoplastia 

La liposucción consiste en extraer grasa de determinadas partes del cuerpo, se puede hacer en abdomen, piernas, caderas, glúteos y más. Es una técnica que permite remodelar la figura de acuerdo a las necesidades de cada paciente. 

Este procedimiento se usa para eliminar la grasa acumulada en diversas zonas, se logra a través del uso de una cánula que se conecta a una máquina extractora para succionar el tejido adiposo y no deja ningún tipo de cicatriz. 

La abdominoplastia a diferencia de la liposucción, es una técnica que se lleva a cabo específicamente en el abdomen, es un procedimiento más complejo y su propósito es devolver al abdomen la fuerza y firmeza que se ha perdido a lo largo del tiempo.

Usualmente pueden someterse a esta operación, mujeres que han tenido embarazos o han sufrido el abastecimiento de la piel por el envejecimiento. 

En este procedimiento se elimina el exceso de piel y se tensa los músculos, se realiza a través de una incisión en la zona superior del vientre, puede dejar una leve cicatriz pero resulta casi invisible por la ubicación estratégica de la operación. 

 

Rinoplastia y rinomodelación

Ambos procedimientos funcionan para modificar nuestra nariz, ya sea por problemas respiratorios o simplemente porque la estética no es lo que deseamos. 

Comencemos por aclarar que la rinoplastía es un procedimiento quirúrgico, por ende requiere anestesia general y su periodo de recuperación como en toda operación. Sirve para modificar la estructura y la forma de nuestra nariz en forma definitiva, sea el cambio que sea acorde a nuestro tipo de cara, el especialista lo valorará. Aquí se pueden corregir problemas congénitos o traumatismos, así como estética.

 

La rinomodelación por su parte, es un tratamiento que modifica la forma de nuestra nariz sin cirugía y consiste en aplicar inyecciones con relleno para así darle a la nariz una forma armónica a nuestro rostro. Este procedimiento es menos invasivo que la rinoplastía, no obstante sus resultados no son permanentes sino transitorios. 

En ambos casos es totalmente indispensable ponernos en manos de especialistas, pues son ellos quienes brindarán un servicio de calidad y totalmente seguro. 

Aumento de glúteos con implante y  aumento de glúteos con lipotransferencia.

 

Comencemos por explicar que la lipotransferencia es llevar la grasa de una parte de nuestro cuerpo a los glúteos y viene acompañada de la liposucción, pues es de ahí donde sacarán la grasa. Por lo demás el uso de su propia grasa evita que se presenten problemas de compatibilidad y alergias, al mismo tiempo que ofrece un resultado mucho más natural a la vista y al tacto. Una de las ventajas de la lipotransferencia de grasa es que su periodo de recuperación es menos agresivo y puedes retomar tus actividades en menor tiempo. 

 

En el caso de los implantes, el especialista y paciente valorarán de qué tamaño es adecuado. Esta alternativa tiene buenos resultados cuando son pacientes que buscan un aumento en el volumen o en quienes no cuentan con suficiente grasa en el cuerpo para hacer la transferencia. En ambos casos, el paciente tendrá un resultado satisfactorio para mejorar su imagen.